• Esclavas Carmelitas

Solemnidad de la Ascensión del Señor, 16 de Mayo

Actualizado: may 18

Hoy celebramos la solemnidad de la Ascensión. Es un día significativo para todos los cristianos porque recordamos que a los 40 días de la Resurrección del Señor acontece el misterio de la Ascensión.

Un Misterio que nos deja percibir que cuando Cristo resucitó, se dejó ver y se manifestó a los discípulos, y con su Ascensión culmina todo su camino, todo lo que ha venido hacer en este mundo.

Era necesario que Jesús volviera al Padre, y es importante recordar que, al venir a este mundo asumió nuestra condición humana y al volver al Padre, vuelve con su condición humana, significando así, que la condición humana entra en la esfera de Dios, y el hombre ( tú y yo) queda adentrado en el cielo, porque Jesús es mediador ante el Padre por nosotros.

En el Evangelio de hoy, podemos ver el encargo que le hace Jesús a sus discípulos antes de la Ascensión: "Id al mundo entero y proclamar el Evangelio". La nueva noticia es que estamos destinados al cielo y recibimos la fuerza del Espíritu para poder hacerlo, al igual que los primeros discípulos.

Todos hemos recibido el encargo de anunciar el evangelio, de responder ante Dios con nuestra vida y de darlo a conocer a los demás. Tenemos la llamada de mirar al cielo sabiendo lo que nos espera, pero a la vez, dando la vida en lo que tenemos ante nuestros ojos.

Sabemos dónde vamos porque Cristo nos ha ido marcando el camino. Jesús prometió estar con nosotros hasta el fin del mundo y ahora su cercanía es inmensa estando en Dios, y así está con todos nosotros.

El Señor nunca nos deja y hoy nos vuelve a repetir con su Palabra: "Yo estaré con vosotros hasta el fin del mundo" revelándonos que se ha unido a nosotros y no nos deja nunca.




10 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXX del T.O. 24 de Octubre

“En aquel mismo instante recobró la vista y siguió a Jesús.” El Evangelio de este domingo, a través de la escena de la curación del ciego Bartimeo, nos muestra la idea del seguimiento de Jesús. En nue