top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Solemnidad de Pentecostés, 19 de mayo

Los apóstoles se presentan reunidos y encerrados, por miedo a los judíos cuando se presenta Jesús. Jesús no los ha llamado solos, los ha llamado a vivir unidos en comunidad. Esta misma llamada la hemos recibido nosotros por el bautismo, la fe no se puede vivir de forma individual, es por medio de la Iglesia que recibimos a Dios.

«Paz a vosotros». Jesús les da la paz. Nadie da lo que no tiene y los discípulos en ese momento no tenían paz, estaban asustados. Les enseña las manos y el contado para que crean en su resurrección, ya que «si Cristo no ha resucitado, vana es nuestra predicación y vana también vuestra fe» [I Co 15,14]. Con esto les da esperanza,

«Como es Padre me ha enviado, así también os envío yo». Nuestra misión es continuar la misma misión que comenzó Cristo, Él nos hace partícipes de su misión. Ha decidido confiar en los hombres para anunciar su mensaje al resto.

«Recibid el espíritu santo». Él sube al Padre, paro nos deja el Paráclito. El Espíritu capacita a los apóstoles para la misión que el Señor les encomienda. En este día de Pentecostés, te invito a que te preguntes: ¿Cuál es mi misión? ¿Qué capacidades necesito que Dios me conceda para realizarla?

Pidamos al Señor que nos conceda los dones del Espíritu Santo y nos acompañe al realizar nuestra misión.


Antonio del Pozo

Seminarista de Segovia

25 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo 10 del T.O. 9 de junio

La polaridad del ser humano. ¿Cómo puede uno mismo luchar contra uno mismo? Cuando perdemos el Norte y no miramos a Dios, cuando creemos que todo lo podemos con nuestra fuerza entramos en una lucha co

Solemnidad de la Santísima Trinidad, 26 de mayo

El Evangelio de este domingo nos invita a evangelizar, a salir de nosotros mismos y a anunciar a Jesús al mundo entero. Sin embargo, esto es fácil de decir y de proponernos pero... cuando nos ponemos

Solemnidad de la Ascensión del Señor, 12 de mayo

Celebramos hoy el domingo de la Ascensión del Señor a los cielos, la fiesta en la que vemos como Cristo, como nuestra cabeza, ha entrado en el cielo para que nosotros también vayamos tras el. Como dic

Comments


bottom of page