• Esclavas Carmelitas

Solemnidad del Bautismo del Señor, 12 de Enero

La mayor parte de todos nosotros no recordaremos el día de nuestro bautismo, pero estoy segura que pasó lo mismo que el día del Bautismo del Señor: una voz desde el cielo, dijo: esta es mi hija, mi amada, mi elegida. Y es que desde el día de nuestro bautismo, el Señor nos llama, nos elije para ser reflejo de su Amor en el mundo y tenemos que actuar como tal. Debemos proclamar el amor que nos salva, que ha bajado a vivir entre nosotros para anunciarnos que esta vida, este dolor, es solo pasajero. La verdadera vida es en la que empezamos a formar parte del pueblo celestial de Dios, donde la alegría rebosará en nuestro corazón. Pidamos poder ser fieles y permanecer en esperanza todos los días de nuestra vida.

Pilar Viñuales, Madrid



23 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXX del T.O. 24 de Octubre

“En aquel mismo instante recobró la vista y siguió a Jesús.” El Evangelio de este domingo, a través de la escena de la curación del ciego Bartimeo, nos muestra la idea del seguimiento de Jesús. En nue