• Esclavas Carmelitas

Domingo XIII del T.O.

Actualizado: jun 27


Tocar, tocar a Jesús. En un tiempo como el nuestro, con el covid 19 todavía cercano, parece que no es lo más apropiado tocar. Y sin embargo en el evangelio de hoy se nos habla de tocar a Jesús. Jairo quiere que Jesús vaya a tocar, a poner sus manos sobre su hija. La hemorroisa, en el camino, se conforma con tocar el manto de Jesús, pensando que sólo con eso quedaría sanada.


Tocar, no solo físicamente. Con frecuencia lo que nos toca el corazón no nos ha tocado físicamente. Podemos pensar en qué me ha tocado está semana, qué ha habido especial que ha tocado mi corazón. Y le doy las gracias a Dios porque sé qué Él está detrás de ello.


Y tú y yo que tantas veces tocamos, y no sólo tocamos, sino que comemos a Jesús, tendríamos que estar convencidos de que también El puede sanar, El puede curar lo más profundo de nuestro corazón. Y no solo nos cura, al recibirle cada día en la comunión nos quiere ir haciendo otro Jesús. Y al ser otro Jesús tenemos que dejar que otros nos toquen, y por nosotros pase esa vida nueva de Jesús, a través de nosotros.


Hna. Mª Belén, Segovia




6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo