• Esclavas Carmelitas

El Deseado de las naciones _ Elredo de Rieval

Estad en vela y orad


Este tiempo de Adviento representa las dos venidas de nuestro Señor: primeramente la dulcísima venida del más bello de los hijos de los hombres, del Deseado de todas las naciones, que manifestó visiblemente a este mundo su presencia en la carne largo tiempo esperada y ardientemente deseada por todos los santos padres: la venida en la cual vino al mundo para salvar a los pecadores. Este tiempo nos recuerda también la venida que esperamos con firme esperanza y que debemos a menudo traer con lágrimas a la memoria, la que tendrá lugar cuando el mismo Señor venga visiblemente en la gloria: es decir, el día del juicio, cuando vendrá visiblemente para juzgar.

Sigamos, pues, los ejemplos de los santos padres, vivamos de nuevo su deseo y abrasemos nuestros espíritus del amor y el anhelo de Cristo. Sabéis bien que la celebración de este tiempo fue instituida para renovar en nosotros ese deseo de los antiguos padres de la primera venida del Señor y, con su ejemplo, aprendamos a desear también su retorno. Pensemos en todo el bien que, por nosotros, el Señor realizó en su primera venida; ¡cuánto mayor aún será lo que lleve a cabo cuando vuelva! Este pensamiento nos ayudará a amar todavía más su venida pasada y a desear todavía más su retorno.


San Elredo de Rieval

Sermón para el Adviento del Señor





  • Gris Icono de Instagram
  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon
  • Grey YouTube Icon

Aviso legal 

Política de privacidad

Política de cookies

© 2015 por Esclavas Carmelitas de la Sagrada Familia