top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

La obediencia de Cristo

Lo que Dios busca en el sacrificio es la obediencia. Una es el medio y la otra el fin. La obediencia Dios la quiere por si misma; el sacrificio lo quiere solo indirectamente. [...] Por encima de todas las motivaciones bíblicas de la obediencia, incluso por encima de la fe, está la caridad. La obediencia es el si nupcial de la criatura a su Creador, en el que se realiza - ya desde ahora, aunque de manera imperfecta- la unión definitiva de las voluntades que constituye la esencia de la bienaventuranza eterna. " En la obediencia - decía un padre del desierto- se realiza la semejanza con Dios y no solo el ser imagen de Dios". Por el mero hecho de que existimos somos imagen de Dios; pero por el hecho de que obedecemos somos semejanza suya, en el sentido de que obedeciendo nos conformamos a su voluntad: nos convertimos, por libre elección, en lo que Él es por naturaleza. Somos semejantes a Dios porque queremos las mismas cosas que Dios quiere.


Raniero Cantalamessa



62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo IV de Cuaresma, 10 de marzo

"Como Moisés levantó la serpiente en el desierto" (Jn 3,14) Este domingo, el Señor nos revela el sentido de su cruz. Ya nos vamos acercando a la semana grande de los cristianos en este camino de la cu

Comments


bottom of page