• Esclavas Carmelitas

Domingo VI del Tiempo Ordinario, 17 de Febrero


El Papa Francisco, en la Gaudete et exultate, nos ayuda a reflexionar sobre el sentido de las bienaventuranzas. Nos puede ayudar cambiar la palabra “bienaventurados” por “Santos”.

Ojalá tuviéramos hambre y sed de ser pobres de corazón, de los que lloran porque sienten el dolor de los demás, que el culmen de está historia: la misericordia, que es el pilar que sostiene lo que nos ayuda a ser santos. Dichoso, santo, feliz tú , Que escuchas la palabra ojalá también la cumplas.



1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXIX del T.O. 17 de Octubre

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor” En el Evangelio de este domingo se confrontan dos formas de pensar y actuar radicalmente opuestas: por un lado, la de los discípulos, que actúan según