• Esclavas Carmelitas

Domingo 18 del Tiempo Ordinario, 4 de Agosto

Actualizado: 16 de ago de 2019


Así es. Lo más importante de esta vida no es lo material, la riqueza física, sino lo grandiosa que sea nuestra alma y nuestro corazón.

Así y sólo así, cuando lleguemos al cielo ante el Padre, Él se alegrará con nosotros porque la codicia no haya formado parte de nuestra existencia en la tierra.

Dios no nos querrá más y mejor cuantas más posesiones materiales tengamos. Él nos ama por cómo somos y lo que en nuestro interior habita y compartimos y damos a los demás.

Ylenia, Cuenca




3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXX del T.O. 24 de Octubre

“En aquel mismo instante recobró la vista y siguió a Jesús.” El Evangelio de este domingo, a través de la escena de la curación del ciego Bartimeo, nos muestra la idea del seguimiento de Jesús. En nue