• Esclavas Carmelitas

Domingo XIX del T.O. 11 de Agosto

Actualizado: 16 de ago de 2019


Hace dos tardes iba en el coche por la autovía y por la cabeza me pasó un pensamiento, ¿y si ahora tuviera un accidente?¿mi vida habría contentado a Dios?

Al leer el evangelio, ese pensamiento a vuelto a mi mente y sin ir a tal extremo, me ha hecho "volver" a caer en la cuenta de la importancia de cada momento de nuestras vidas, y como deben ser reflejo de lo que Dios quiere de nosotros. En las pequeñas cosas, en lo cotidiano debemos tener presente la luz de nuestro Padre: en el amor y dedicación a nuestros hijos, la entrega a nuestros esposos, el respeto a nuestros padres...Y cuando tropecemos, porque siempre tropezamos, no desalentarnos, porque Él nos tiende su mano y nos levanta las veces que haga falta, es nuestro pastor y no nos quiere desanimados.

El Reino de Dios es el gran regalo que nos hace Jesús y supera en valor a todo lo demás que tengamos en nuestra vida. Por todo ello, debemos estar vigilantes, tener esperanza y saber esperar en el amor. Tarea difícil en la sociedad de las prisas en la que nos ha tocado vivir, de quererlo todo en el momento. Somos impacientes y nos exasperamos cuando las cosas no salen en nuestros tiempos. Pero los tiempos de Dios no son los nuestros y debemos estar atentos a lo que acontece en nuestras vidas. Pero esta es una espera que merece la pena, basada en la fidelidad y confianza en que Dios NOS AMA "SIEMPRE".

Ana Amelia, Cuenca



6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXIX del T.O. 17 de Octubre

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor” En el Evangelio de este domingo se confrontan dos formas de pensar y actuar radicalmente opuestas: por un lado, la de los discípulos, que actúan según