• Esclavas Carmelitas

Domingo XXIII del Tiempo Ordinario, 8 de Septiembre

En este domingo, el Señor nos hace una invitación a seguirle, pero no una invitación a cualquier precio, sino una que es radical: Dejarlo todo, cargar con la cruz y seguirle.

Jesús nos pone a prueba, al mismo tiempo que nos hace pensar en la propia libertad, ya que, si no somos capaces de desprendernos de las cosas y las personas, no somos libres para tomar decisiones importantes en la vida.

Al mismo tiempo, al “cargar con la cruz”, nos invita a también a reflexionar sobre aquellas cruces que tenemos y que, a veces, no somos capaces de reconocer o queremos ocultar: nuestras propias debilidades, limitaciones…

Quien quiere seguir al Señor de una manera especial y libre, debe renunciar a muchas cosas, pero no debe quedarse en lo que deja atrás, en aquello a lo que renuncia, sino que debe valorar aquello que recibe, que siempre es mejor que lo que se deja; y vaciar su corazón de todo aquello que le impida ser libre y que pueda obstaculizar que su corazón pertenezca plenamente a Dios, porque el amor verdadero siempre lo da todo y se vacía de todo para recibirlo todo.




40 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXIX del T.O. 17 de Octubre

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor” En el Evangelio de este domingo se confrontan dos formas de pensar y actuar radicalmente opuestas: por un lado, la de los discípulos, que actúan según