top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo de Ramos, 2 de Abril

Este domingo escucharemos el relato de la pasión de Mateo. Es un texto extenso pero muy emotivo que merece acoger con los 5 sentidos. Con él nos acercamos a las seis horas que estuvo Jesús en la cruz. Lo crucificaron a las nueve de la mañana y murió a las tres. Podemos distinguir dos fases en estas seis horas. Las tres primeras horas Jesús recibe toda clase de improperios de los que pasaban, de los sacerdotes y de los otros crucificados. La segunda lo cubre todo las tinieblas y ya no hay movimiento de personas. Al final de este momento de tinieblas escuchamos las palabras de Jesús incluso en arameo: Dios mío, Dios mío, por qué me has abandonado. Se trata de la oración de Jesús con el salmo 22. En su sufrimiento y angustia, Jesús grita. Pero también mantiene la confianza en medio del silencio del Padre.


Yo, cuando no entiendo a Dios, cuando me pregunto si me está cuidando o por qué permite ciertas cosas. Puedo aprender de él. De esta forma, un huracán romperá el cielo desde mi garganta gritándole, ¿Dónde está cuando me hace falta? Pero también podré decirle con fe viva: he prometido seguirte sin entender. Y lo haré una y otra vez hasta que llegue la respuesta de la Resurrección, también en mi vida.


Hna. Blanca, Andújar





31 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo II de Cuaresma, 25 de febrero

Jesús había declarado a sus discípulos lo que iba a sufrir en Jerusalén antes de morir. Los Apóstoles quedaron sobrecogidos y entristecidos por este anuncio. Jesús ahora muestra su gloria a los tres q

bottom of page