top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo II de Cuaresma, 25 de febrero

Jesús había declarado a sus discípulos lo que iba a sufrir en Jerusalén antes de morir. Los Apóstoles quedaron sobrecogidos y entristecidos por este anuncio. Jesús ahora muestra su gloria a los tres que serán testigos de su agonía en el huerto de los Olivos, Pedro, Santiago y Juan.

Igual que eligió a estos tres discípulos, hoy nos elige a nosotros para subir con él y acompañarle a orar y nos muestra su gloria. Podemos poner excusas y rechazar su invitación. Depende de nosotros querer estar con él.

La voz del Padre dice: "este es mi Hijo, el amado; escuchadlo. La Cuaresma puede ser un buen momento para escuchar a Jesús y para rezar más. Él quiere estar con nosotros, ¡qué encontremos ratos a lo largo del día para estar con Él!

Pedro exclama: Señor, ¡bueno es permanecer aquí! Hagamos tres tiendas...

“No sabía lo que decía”: porque lo bueno, lo que importa es estar siempre con Jesús, en cualquier parte, y verle detrás de las circunstancias en las que nos encontramos.

Después de ver la gloria del Señor, bajan del monte y siguen con el Maestro en la vida de cada día. Tenemos que aprender a descubrir al Señor detrás de lo ordinario y lo corriente. Nunca debemos olvidar que aquel Jesús con el que estuvieron en el monte Tabor es el mismo que está junto a nosotros cada día, ahora mismo. Esta Cuaresma será distinta si nos esforzamos por reconocer a Dios a nuestro lado en todas las circunstancias.


Charo Caballero Pérez

Chauchina (Granada)

27 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo III de Pascua, 14 de abril

El testimonio hace presente a Cristo vivo. ¡Quién pudiera estar en aquella primera reunión de la historia donde el tema de conversación era que Cristo Ha Resucitado! Sucede el mismo día de la Resurrec

Solemnidad de la Resurrección del Señor, 31 de marzo

"Él había de resucitar de entre los muertos" La Vigilia Pascual celebrada en la noche de ayer abre el camino de la salvación. Escuchábamos en el Pregón Pascual: ¡Qué noche tan dichosa,en que se une el

Domingo de Ramos, 23 de marzo

Habitantes de Jeruralén, ¿qué alborota la ciudad antes de las fiestas de la Pascua, tan cercana? ¿Por quién agitáis vuestras palmas? ¿Porque lo predijo Zacarías en una visión? (¡Salta de gozo, Sión! ¡

Comentários


bottom of page