top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo II de Pascua, divina misericordia, 24 de abril

“Señor mío y Dios mío“ es una frase que repito muchas veces. Cada vez que veo alzado el cuerpo de Cristo en la consagración lo repito. Lo pronuncio esperando realizar un gran acto de fe, mirando a ese pequeño pan blanco y viéndote en él, vivo y resucitado.


Sin embargo, cuántas veces peco de poca fe como Tomás. No me creo que todo lo bueno que me pasa sea gracias a Ti. No me creo que el sufrimiento de mis días tenga un sentido en la Cruz. Soy tan incrédula...


Señor resucita en mi corazón, en las partes muertas de mi alma. Dame la luz que necesito para seguirte cada día, para gritar que estás vivo y que has venido para salvar nuestros corazones de la tristeza, para decirnos que la Cruz no es el final sino que en el Cielo hay Vida en abundancia.


Pilar Viñuales, Madrid






26 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XVI del T.O. 21 de julio

En el evangelio de hoy vemos cómo los discípulos necesitan descansar en el Maestro tras volver de la misión. El Señor los envía y el Señor los conforta. De igual manera, nosotros necesitamos acudir al

Domingo XV del T.O. 14 de julio

Envío e implicación; extensión y desprendimiento. Jesús llama y llama porque conoce, de ese profundo conocimiento mutuo nace ese envío a ser extensión suya. Lo hace de dos en dos porque la misión no o

Dominvo XV del T.O., 7 de julio

¿De dónde saca este esa sabiduría? Cada vez que vuelvo de nuevo sobre el gran misterio de la vida esconcida y humilde de JEsús durante sus primeros treinta años, mi espíritu se sinete más confundido y

Comments


bottom of page