top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo III de Adviento, 17 de diciembre

Actualizado: 22 ene

Hoy es el tercer domingo de Adviento, llamado tradicionalmente domingo "Gaudete". Hoy se nos invita en las lecturas a “estad siempre alegres" (1 Ts 5, 16) porque el Señor está cerca, el verdadero amor se acerca a nosotros en el rostro de Jesús recién nacido. Ante las inevitables dificultades de la vida, las incertidumbres y el miedo al futuro, ante la tentación del desaliento y la desilusión, la palabra de Dios vuelve a proponer siempre la "buena nueva" de la salvación: el Hijo de Dios viene a "vendar los corazones desgarrados" (Is 61, 1). Esta es la alegría que tiene que impregnar nuestro corazón, que tiene que llenar nuestra vida entera. Estamos invitados a desbordar de gozo con el Señor que ya viene, y a proclamar su grandeza, como nos dice el salmo de hoy de boca de María. Porque el Señor es fiel y cumple sus promesas, este es el gran gozo, la verdadera alegría. La proximidad de la Navidad nos estimula a una espera más vigilante del Señor que viene, y se nos invita a custodiar nuestro corazón hasta la venida del Señor. El ejemplo de Juan el Bautista en el Evangelio de hoy, nos presenta ese ser testigo de la luz, a lo que estamos todos llamados en medio de las tinieblas de este mundo. Que seamos testigos de que la luz existe, de que la llevamos dentro de nosotros porque la recibimos en la Eucaristía y en los demás sacramentos. Todo el mundo necesita esta luz en su vida y sólo nosotros podemos llevársela. Dios es la luz que guía nuestros pasos. Pidamos a María, quien fue la primera en ser testigo de la luz, que nos señale el camino para alcanzar la verdadera alegría, la que proviene de Dios y que ella acogió.


Hna. Rocío de Jesús Abandonado, ecsf.




36 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo II de Cuaresma, 25 de febrero

Jesús había declarado a sus discípulos lo que iba a sufrir en Jerusalén antes de morir. Los Apóstoles quedaron sobrecogidos y entristecidos por este anuncio. Jesús ahora muestra su gloria a los tres q

bottom of page