• Esclavas Carmelitas

Domingo IV de Cuaresma, 14 de Marzo

Actualizado: mar 13

Hoy el Señor nos viene a anunciar que no hay mal que no haya sido redimido, que después del dolor viene la resurrección y que todas nuestras heridas serán gloriosas.


No tener miedo de acoger la luz que ilumina las tinieblas, no temer nuestra oscuridad iluminada, aquello que no entendemos. Volver la mirada ahí arriba, a la Cruz… Él esta crucificado por mí, y coronado como Rey de la luz, Rey del mundo que viene a hacer nuevas todas las cosas. Solo pasando por la Cruz, tendremos vida eterna.


No tener miedo porque su luz no viene a juzgar, viene a salvar. Desde la Cruz no mira nuestro corazón con resentimiento, sino con amor.


En el árbol murió la Vida para darnos vida, por eso no debemos temer iluminar nuestra oscuridad y abrazarnos al madero. El signo cicatrizará y será luz para el mundo. El Padre nos entrega al Hijo, esa es la verdad de nuestra vida, por amor a nosotros esa es la verdad de nuestra historia.


Él quiere atraer a todos hacia sí, para que no se pierda ninguno, quiere que estemos a su lado, y aguantará lo que haga falta, hasta que le descubramos, hasta que queramos recibirle, hasta que nos demos cuenta de que nos quiere. Nos esperará el tiempo que haga falta, y aguantará hasta que vayamos a Él aunque sea porque todo ha fallado, como último recurso porque ya no te queda vida. Aguantará…


El Padre nos quiso salvar entregándonos al Hijo, ahora nos pide que vivamos por Él, bajo la luz que rompe las tinieblas, gozar inundados de tanta claridad, alegrarnos porque nos ha revestido con una luz brillante.


Hna. María Palomino, Cuenca





47 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo