top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo IV del T.O. 30 de Enero

Actualizado: 30 ene 2022

En el evangelio de este domingo escuchamos a los vecinos de Jesús preguntarse: ¿No es este el hijo del carpintero? Le conocían de siempre, sabían dónde se había criado, quiénes eran sus padres, a qué se dedicaban… Pero no eran capaces de reconocerle; esperaban que el Mesías llegase en medio de signos y prodigios y la vida de Jesús en Nazaret era una vida corriente, como la de cualquiera de ellos, como la tuya y la mía.


Contemplando este evangelio me doy cuenta de que con frecuencia soy como esos vecinos de mirada ofuscada. Conozco a Jesús. ¿Cómo no voy a conocerle si le he recibido tantas veces en la Eucaristía, si he asistido a tantas catequesis, charlas, campamentos? Pero llega la vida cotidiana y no le reconozco. Entre clases y apuntes, pañales y biberones, en la cocina, el trabajo, en el ajetreo de lo diario, no veo ningún milagro que sacuda los cimientos de mi existencia, ningún prodigio que me muestre a Jesús como Salvador. Y así vivo, esperando que suceda algo cuando Alguien me sucede. Una Presencia inesperada, escondida en lo pequeño, que me devuelve la vista. Y puedo reconocer al Mesías en mi vida, en la ternura que me rodea, en las manos que me sostienen, en las voces que me susurran.


Por el Bautismo tú y yo hemos sido escogidos, consagrados y enviados, como Jesús. Que desde el Nazaret desde el que cada uno se encuentre hagamos presente, aquí y ahora, la salvación de Dios. No son necesarias grandes acciones: cuidemos la ternura, la escucha, los detalles. Que nuestras vidas hagan presente la Presencia que salva.


Laura Estrada, Santander




55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo III de Pascua, 14 de abril

El testimonio hace presente a Cristo vivo. ¡Quién pudiera estar en aquella primera reunión de la historia donde el tema de conversación era que Cristo Ha Resucitado! Sucede el mismo día de la Resurrec

Solemnidad de la Resurrección del Señor, 31 de marzo

"Él había de resucitar de entre los muertos" La Vigilia Pascual celebrada en la noche de ayer abre el camino de la salvación. Escuchábamos en el Pregón Pascual: ¡Qué noche tan dichosa,en que se une el

Domingo de Ramos, 23 de marzo

Habitantes de Jeruralén, ¿qué alborota la ciudad antes de las fiestas de la Pascua, tan cercana? ¿Por quién agitáis vuestras palmas? ¿Porque lo predijo Zacarías en una visión? (¡Salta de gozo, Sión! ¡

Comments


bottom of page