top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo XVII del T.O. 30 de julio

Actualizado: 11 ago 2023

Las dos parábolas narran el descubrimiento de algo tan valioso que los protagonistas no dudan ni un instante en vender todo lo que tienen para adquirirlo; lo hallado es tan extraordinario que están dispuestos a desprenderse de cuanto poseen con tal de quedarse con ello. Gracias a estas dos parábolas podemos entender que el Reino de los Cielos es comparable a las cosas más magníficas que podamos imaginar, y, por ello, debemos estar dispuestos a desprendernos de cuanto tenemos, y de correr cualquier riesgo para lograrlo. Porque alcanzándolo es cuando encontraremos la verdadera felicidad. Puede parecer que la decisión de los dos protagonistas de las parábolas es desproporcionada o muy arriesgada, pero su convicción de que les espera una recompensa mucho mayor les empuja a correr ese riesgo. Así, cuando uno encuentra el Reino de Dios, bien porque ha tenido la suerte inesperada de encontrarse un tesoro o bien porque lo iba buscando habiendo oído hablar de él, entonces todo está en poner en marcha la sabiduría y el coraje que uno tiene, poner los cinco sentidos en ello y entregar todo lo que uno tiene por y para ello. Sin duda, el Reino de los Cielos es un tesoro.


Elena Gutierrez, Segovia





14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo II de Cuaresma, 25 de febrero

Jesús había declarado a sus discípulos lo que iba a sufrir en Jerusalén antes de morir. Los Apóstoles quedaron sobrecogidos y entristecidos por este anuncio. Jesús ahora muestra su gloria a los tres q

bottom of page