• Esclavas Carmelitas

Domingo XVIII del Tiempo Ordinairo 2 de Agosto

Actualizado: 2 de ago de 2020

Oíd, escuchadme, inclinad.


No son tres verbos cualquiera los que encontramos en la 1ª lectura de este domingo del libro de Isaías. Desde el primero al tercero hay sin lugar a dudas un cambio de actitud, una postura de acercamiento, un ejercicio claro de voluntad. 


Todos sabemos que “oír” no es el verbo que más acerca a una realidad, a algo que alguien te quiere confiar. El verbo oír no va más allá de la percepción de una serie de sonidos con los que no hay implicación y pasan sin “rozar” nuestra vida. Bien distinto es escuchar: la voluntad, el interés, el gusto por conocer se ponen en juego y entonces el milagro de la comunicación aparece. Si además hay una acción clara que acompaña a esa escucha como es el inclinarse para prestar toda la atención a quien me habla, se obra el milagro de la apertura y el acompañamiento.


En estos tiempos que corren nos hemos encontrado seguro cantidad se situaciones que ponen de manifiesto estos tres verbos. Hemos oído cantidad de noticias que nos han apabullado y solo hemos decidido en el mejor de los casos quedarnos con alguna. Esa, la hemos escuchado y si aportaba algo valioso a nuestra vida, hemos inclinado nuestro oído para después incluso compartirla.  Igual sucede con la gente que nos rodea y que ha venido a nosotros a compartir.


En nuestra relación con Dios, que no se hace de otra manera que a través de la vida, el proceso es el mismo.  No hay relación con Dios si no hay experiencia y no hay experiencia si no hay escucha profunda. Andar atareados, oyéndolo todo, es mantenernos distraídos y caer en el agobio, el cansancio y la tristeza. Solo desde la experiencia del silencio activo es como se escucha y a partir de ahí puede uno inclinarse para acercarse a los demás e incluso a uno mismo. De esta forma, “adentrándonos más adentro en la espesura, ¿quién podrá separarnos de su amor?”.


En la situación en la que el evangelio de este domingo  nos pone a Jesús, el recorrido fue claro: oyó, escuchó el lamento de los que con Él iban y se inclinó a su necesidad. Aunque más bien lo que hizo Jesús es que cada uno atravesara la barrera de su yo para oír al otro, escuchara su anhelo y se inclinara a compartir lo que traía consigo y así surgió el milagro de los cinco panes y los dos peces.


Ahí tenemos la tarea, hacia afuera pero también hacia adentro: no dejemos de escuchar nuestro grito más profundo e inclinémonos hacia la realidad que nos habita.


Clara López Rubio, Murcia



18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXIX del T.O. 17 de Octubre

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor” En el Evangelio de este domingo se confrontan dos formas de pensar y actuar radicalmente opuestas: por un lado, la de los discípulos, que actúan según