• Esclavas Carmelitas

Domingo XXX del T.O. 25 de Octubre

El Evangelio de hoy puede parecer, a simple vista fácil y sencillo. Los fariseos preguntan y Jesús responde. Hasta aquí todo bien.


Pero no podemos quedarnos con este primer golpe de vista porque nos habremos perdido todo el mensaje y la enseñanza, ya que ni la pregunta es tan inocente como parece, ni la respuesta de Jesús es tan directa como ellos esperaban.

Los fariseos iban a “pillarlo”, a buscar un motivo para poderlo señalar “con legalidad” (por eso el más experto es quién se lanza a preguntar).


Pero Jesús, que conoce el corazón de cada persona, siempre tiene la respuesta adecuada (aunque no siempre es la que esperamos oír, la que más nos guste o la que más comprendamos… quizás, todos llevamos una parte de fariseos que nos cuesta aceptar).


“Amarás a tu Dios y amarás a tu prójimo…” Dos mandamientos tan estrechos que no pueden entenderse el uno sin el otro. ¿Cuánto amas a Dios? Lo que ames a tu prójimo. ¿Cuánto amas a tu prójimo? Lo que ames a Dios. Y en ambas partes el mismo verbo: AMAR


Pero sigamos profundizando. El segundo mandato encierra una comparativa: “Amarás a tu prójimo COMO A TI MISMO”. …Como a mí mismo… Pero ¿Cómo me quiero?


La respuesta no podemos buscarla en los cánones con los que la sociedad actual nos bombardea constantemente y nos hacen caer en el narcisismo o la soberbia… sino con todo el sentido trascendental de la acción ¿Cómo me quiero? ¿Me conozco? ¿Me acepto? ¿Soy consciente de mis debilidades y fortalezas? ¿Pido perdón? ¿Reconozco mis errores? ¿Cuáles son mis límites? ¿Qué me hace tambalear y caer? ¿Soy humilde de corazón? ¿Cómo acepto las críticas que me hacen para mejorar? ¿Me centro más en los defectos ajenos que en los míos propios? ¿Cuáles son mis miedos y mis dudas? ¿Cómo los enfrento? ¿Qué me ata y no me deja soltar lastre? ¿Cómo me comporto ante el dolor y el sufrimiento? ¿Tenemos la mirada puesta en Dios? ¿Con qué piedra tropiezo siempre en el camino? ¿Qué es aquello que me cuesta ver? ¿Me he descubierto en mi nada y en SU todo? ¿Dónde tengo puesto mi corazón? ¿Dónde y en quién tengo puesta mi esperanza?


Éstas y más preguntas sólo podremos responderlas con sinceridad en la oración, a la Luz de la Fe, a la Luz del que alumbra y da sentido a nuestra vida y a nuestra existencia…. Y a la luz de este conocimiento, podremos acercarnos con delicadeza a la vida de nuestros prójimos y quererlos como a nosotros mismos, sabiendo que también ellos, como yo, son profundamente e infinitamente, amados por Dios.

Y de nuevo, el verbo AMAR. Ahí está la clave.


Aurora Mª, Chauchina




11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XXIX del T.O. 17 de Octubre

“El que quiera ser grande, sea vuestro servidor” En el Evangelio de este domingo se confrontan dos formas de pensar y actuar radicalmente opuestas: por un lado, la de los discípulos, que actúan según