top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo XXXI del Tiempo Ordinario, 3 de Noviembre

Actualizado: 1 nov 2019

Lo que podemos aprender del Evangelio de hoy son los cambios que se producen en las personas cuando acogen a Jesús. Al escucharlo, me he preguntado ¿hasta que punto he cambiado al acoger al Señor en mi vida? ¿Estoy completamente dispuesta a aceptarlo?

Como le pasó a Zaqueo, nosotros también podemos transformarnos si acogemos al Señor, si le abrimos totalmente las puerta de nuestra casa y nuestro corazón, si dejamos que entre y nos acercamos más a él.

Empecemos pues por nosotros mismos, en nuestro entorno cercano, para seguir cambiando el mundo en su nombre. Los cambios más importantes son los que salen del corazón.


Pilar Garrido, Segovia



58 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Volver a escuchar las palabras del Señor al profeta: “Consolad, consolad a mi pueblo” (Is 40, 1), son un gran motivo de esperanza. En medio de nuestros afanes, del tiempo que nos toca vivir, lleno de

Comenzamos el tiempo de Adviento, tiempo de gracia y de alegría. ¿Quién de nosotros no se prepara para recibir alguien en su casa? Siempre es un momento de muchos preparativos porque genera un encuent

Celebramos hoy la fiesta de un Rey muy especial. Un Rey, "peculiar", que ha querido ser tenido por un hambriento, por un sintecho, por alguien que sufre... No en vano, quiso nacer en un pesebre a las

bottom of page