top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Dominvo XV del T.O., 7 de julio

¿De dónde saca este esa sabiduría?

Cada vez que vuelvo de nuevo sobre el gran misterio de la vida esconcida y humilde de JEsús durante sus primeros treinta años, mi espíritu se sinete más confundido y no encuentro palabras. ¡Ah!, es la misma evidencia: frente a una lección tan luminosa, no solo los juicios del mundo sino los juicios y las formas de pensar de muchos eclesiásticos parecen completamente falsos y, verdaderamente opustos. Por mi parte, confieso no haber llegado todavía a hacerme una idea. Según lo que me conozco me parece que solo poseo la apariencia de humildad, perono su verdadero espíritu, que no conozco más que de nombre este "amor a pasar desapercibido" de JEsucristo en Nazaret; no lo conozco más que de nombre.


¡Y decir que Jesús ha pasado treinta años de vida esconcida, y que era Dios, y que era el esplendor de la sustancia del Padre y que vino para salvar al mundo y que ha hecho todo esto tan solo para enseñarnos cuán necesaria es la humildad y cómo es preciso practicarla! Y yo, que soy un tan grande y miserable pecador, no pienso más que en complacerme en míismo, en complacerme en éxitos que me valen un poco de honor terrestre... No me sé acostumbrar, si no es con un esfuerzo miuy grande, a esta idea de pasar verdaderamente desapercibido tal como Jesús ha practicado y tal como me la ha enseñado.


San Juan XXIII

Diario del alma


13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo XVI del T.O. 21 de julio

En el evangelio de hoy vemos cómo los discípulos necesitan descansar en el Maestro tras volver de la misión. El Señor los envía y el Señor los conforta. De igual manera, nosotros necesitamos acudir al

Domingo XV del T.O. 14 de julio

Envío e implicación; extensión y desprendimiento. Jesús llama y llama porque conoce, de ese profundo conocimiento mutuo nace ese envío a ser extensión suya. Lo hace de dos en dos porque la misión no o

Domingo 13 del T.O., 30 de junio

Nuestro Señor Jesús en muchas ocasiones tuvo encuentros maravillosos con las mujeres. Encuentros que lo transformaron.  La mujer sirofenicia, la hemorroisa y hasta su madre, la Virgen María. Las tres,

Comments


bottom of page