top of page
  • Foto del escritorEsclavas Carmelitas

Domingo III del T.O. 21 de enero

Actualizado: 3 feb

En el Evangelio de hoy, Marcos nos narra como Jesús comenzó a predicar el Evangelio. Las Palabras que predicó fueron el mensaje de Dios al mundo, Su plan de salvación. Por eso, cuando Jesús nos pide que creamos en el Evangelio, lo debemos de traducir en que debemos creer en Él.

En la primera parte, nos llama al arrepentimiento, a alejarnos del pecado y volvernos al Señor, siendo capaces de dejar atrás nuestras antiguas sendas y emprender el nuevo camino del amor.

Cuando Jesús, al pasar por el mar de Galilea, ve a esos hombres sencillos, haciendo su labor de pesca diaria, se detiene y les llama por su nombre. Hoy en día Jesús nos sigue llamando a cada uno de nosotros por nuestro nombre, en nuestros estudios, en nuestros trabajos en el ruido del día a día,

Él nos llama y nos dice lo mismo que aquellos hombres en Galilea, “Sigueme”, ellos inmediatamente dejaron todo y lo siguieron. 

Pero, ¿Que pasa con nosotros, somos capaz de dejar todo y seguirle?

Nuestra respuesta seguramente no es tan inmediata, pero todos seguimos a Jesús a nuestra manera, el no deja de llamarnos, lo hace constantemente y espera que lo sigamos. Responder a esa llamada puede ser arriesgado, teniendo que renunciar en ocasiones a una vida mas cómoda, mas convencional. No sabemos a que estamos llamado, como tampoco lo sabían aquellos primeros discípulos, pero si tenemos la certeza que el que nos llama será luz que marcará nuestro camino y siguiéndolo podremos ser hechos nuevos.

Jesús no solo llamo a esos hombres, también les envió en su nombre a predicar el Reino de Dios, nosotros de igual modo no solo somos llamados, sino también enviados a proclamar el evangelio a través de nuestra manera de vivir.

Él nos dice “el Reino de Dios está al llegar; convertíos y creed en el Evangelio” . Abramos nuestro corazón, escuchemos su voz, sigamos el ejemplo de Simón, Andrés, Santiago y Juan, permitámosle que venga a nosotros y pongamos en disposición de dejar todo y atender su llamada sin condición.


Juan González Rodriguez.

Delegación de Jovenes de Segovia




50 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Domingo II de Cuaresma, 25 de febrero

Jesús había declarado a sus discípulos lo que iba a sufrir en Jerusalén antes de morir. Los Apóstoles quedaron sobrecogidos y entristecidos por este anuncio. Jesús ahora muestra su gloria a los tres q

bottom of page